Cambia el idioma a tu gusto

EnglishFrançaisPortuguêsEspañol

Cambia el idioma a tu gusto

EnglishFrançaisPortuguêsEspañol

¡Usa nuestra app!

¡Totalmente gratis!

Descubre las funciones exclusivas de nuestra aplicación móvil

¿Cómo funciona la diabetes?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Lo más seguro es que hemos oído hablar en algún momento de nuestra vida de la diabetes, y es que según la OMS en el año 2014 el 8.5% de la población mundial padecía esta enfermedad, representando aproximadamente 1 de cada 11 personas. Pero como siempre nos gusta profundizar en Despertar Sabiendo, descubramos más a fondo qué es y que provoca en nuestro cuerpo.

Para comprender la diabetes, es importante entender primero el proceso normal por medio del cual el alimento se transforma y es empleado por el cuerpo para obtener energía.

Nuestro cuerpo necesita energía para funcionar, al igual que un coche necesita combustible. Esta energía la podemos obtener a partir de los alimentos que ingerimos. Generalmente la mitad de lo que ingerimos contiene hidratos de carbono (también llamados azúcares o glúcidos), los cuales, una vez pasan al estómago e intestino, se transforman mediante la digestión en glucosa, que es el azúcar más sencillo. Cuando los hidratos de carbono se encuentran en forma de glucosa, pasan a la sangre y es en este momento cuando actúa la insulina.

Diabetes

La insulina (hormona secretada por el páncreas) es necesaria para que la glucosa entre en las células, como si fuera una llave, y así la glucosa pueda ser utilizada como fuente de energía. Sin insulina, la glucosa se acumula en la sangre en exceso y provoca hiperglucemia. Ahora entonces…

¿A qué se le llama diabetes?

Las personas con diabetes presentan niveles altos de azúcar en sangre debido a que su cuerpo no puede movilizar el azúcar desde la sangre hasta el músculo y a las células de grasa para quemarla o almacenarla como energía, y/o el hígado produce demasiada glucosa y la secreta en la sangre dañando los tejidos con el paso del tiempo. Este deterioro causa complicaciones para la salud potencialmente letales.

Esto se debe a que: El páncreas no produce suficiente insulina; Las células no responden de manera normal a la insulina (resistencia a la insulina) o todas las anteriores.

El estado de hiperglucemia crónica (azúcar alta en la sangre de manera permanente) se asocia a daño en el largo plazo, disfunción y falla de distintos órganos, especialmente ojos, riñones, nervios, corazón y vasos sanguíneos.

LEER  ¿El universo existe para nosotros?
Diabetes

Tipos de diabetes

Pre-diabetes

La Prediabetes es una condición que por lo general tienen las personas antes de desarrollar diabetes tipo 2. Las personas con prediabetes tienen niveles de azúcar en la sangre más altos de lo normal, pero no lo suficientemente altos como para ser considerado diabético. Las investigaciones demuestran que las personas con prediabetes pueden prevenir o retrasar la diabetes cambiando su estilo de vida, lo cual conlleva: comer alimentos saludables, perder peso, y mantenerse físicamente activo.

Diabetes tipo 1

Se puede presentar a cualquier edad, pero se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes o adultos jóvenes. Es debida a la destrucción de las células del páncreas productoras de insulina, generalmente por un mecanismo autoinmune. Nuestro sistema inmunitario (que son lo que conocemos como defensas) está concebido para protegernos de las agresiones externas, pero en este caso se convierte en agresor y agreden a nuestro cuerpo produciendo la inactivación de las células beta del páncreas. Se origina así un déficit absoluto de insulina, por lo que se necesitan inyecciones diarias de insulina.

Diabetes

Diabetes tipo 2

A diferencia de la anterior esta es más común (90% de los casos), presentándose la mayoría de las veces en la edad adulta pero debido a las tasas altas de obesidad, ahora se está diagnosticando con esta enfermedad a niños y adolescentes.

Se caracteriza por una resistencia a la insulina. Significa: una utilización inadecuada de la insulina por parte de los tejidos. En una fase inicial, anterior a la elevación de los niveles de glucosa en sangre, el páncreas fabrica más insulina de lo habitual, pero esta no puede hacer bien su acción porque encuentra un bloqueo en los tejidos donde debe actuar. Esto provoca al final, un agotamiento pancreático, el páncreas ya no puede fabricar tanta insulina como piden los tejidos y sube la concentración de glucosa.

Las personas que la padecen podrían pasar mucho tiempo sin saber de su enfermedad debido a que los síntomas podrían tardar en reconocerse, tiempo durante el cual el organismo se va deteriorando debido al exceso de glucosa en sangre. A muchas personas se les diagnostica tan solo cuando las complicaciones diabéticas se hacen patentes. Esta se desarrolla normalmente por obesidad, falta de actividad física y antecedentes familiares.

LEER  ¿Qué son las bellas artes?
Diabetes

En contraste con las personas con diabetes tipo 1, la mayoría de quienes tienen diabetes tipo 2 no suelen necesitar dosis diarias de insulina para sobrevivir. Sin embargo, para controlar la afección se podría recetar insulina unida a una medicación oral, una dieta sana y el aumento de la actividad física.

El número de personas con diabetes tipo 2 está en rápido aumento en todo el mundo.

Diabetes gestacional

Esta ocurre cuando una mujer desarrolla diabetes durante el embarazo, suele presentarse en una etapa avanzada y surge debido a que el organismo no puede producir ni utilizar la suficiente insulina necesaria para la gestación.

Ya que la diabetes gestacional suele desarrollarse en una etapa avanzada de la gestación, el bebé ya está bien formado, aunque siga creciendo. El riesgo para el bebé es, por lo tanto, menor que los de cuyas madres tienen diabetes tipo 1 o tipo 2 antes del embarazo. La diabetes gestacional de la madre suele desaparecer tras el parto.

Diabetes

Véase también ¿Por qué tenemos fobias?

¿Se puede curar la diabetes?

La Federación Internacional de Diabetes anunció oficialmente que el bypass gástrico puede resolver eficazmente esta enfermedad en un porcentaje de pacientes con índice de masa corporal (IMC) entre 30 y 35 y con diagnóstico de diabetes tipo 2. Es decir, personas con obesidad leve. Esto quiere decir que regularon sus niveles de azúcar y dejaron definitivamente los medicamentos. Aún así, estas personas deben continuar de por vida con cuidados en su alimentación y estilo de vida para no descompensarse.

Existe otro grupo de personas con el diagnóstico de diabetes tipo 2 que puede tener compensada su enfermedad con medicamentos o solo con dieta y ejercicio, lo cual significa que el daño que podría presentarse por la patología es mínimo pero sigue teniendo el diagnóstico.

Fuentes:

Diabetes

¿Te gustó el artículo?

Comparte el conocimiento

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Artículos relacionados

Anuncio publicitario

¡Usa nuestra app!

¡Totalmente gratis!

Descubre las funciones exclusivas de nuestra aplicación móvil

Deja tu opinión

[firebase-comments]