Cambia el idioma a tu gusto

EnglishFrançaisPortuguêsEspañol

Cambia el idioma a tu gusto

EnglishFrançaisPortuguêsEspañol

¡Usa nuestra app!

¡Totalmente gratis!

Descubre las funciones exclusivas de nuestra aplicación móvil

La verdad de los Esteroides

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Muchas veces, cuando hablamos de cambios físicos importantes en Deporte y Vida, hay personas que comentan y achacan todo el resultado a los esteroides anabólicos. Si bien es cierto que resulta complicado saber si una persona los usa, a ciertos niveles es evidente: hablo, lógicamente, de las competiciones de culturismo y fitness. El nivel que exige este tipo de eventos hace que la gran mayoría de atletas los usen para conseguir una mejor calificación, ya que suponen un cambio drástico en la inmensa mayoría de los físicos. Asimismo, resulta muy, muy complicado llegar a cierto nivel sin usarlos.

¿Qué son los esteroides?

Los esteroides, a veces conocidos como “anabolizantes” o “anabólicos” son iguales o muy parecidos a ciertas hormonas del cuerpo. El organismo fabrica esteroides de forma natural para desempeñar funciones como afrontar el estrés y favorecer el crecimiento y el desarrollo. Pero algunas personas utilizan comprimidos, geles, cremas o inyecciones de esteroides porque creen que estos fármacos mejorarán su rendimiento deportivo y/o su aspecto físico.

Esteroides
Los esteroides anabolizantes son hormonas fabricadas de forma artificial que son idénticas o muy parecidas a los andrógenos, las hormonas sexuales masculinas del organismo. Hay más de 100 variantes de esteroides anabolizantes. El andrógeno más potente es la testosterona. A pesar de que la testosterona es, básicamente, la hormona sexual de los hombres sexualmente maduros, el organismo de las chicas también la fábrica en cantidades reducidas. La testosterona ayuda a desarrollar la musculatura y favorece el desarrollo de los rasgos masculinos que los chicos desarrollan durante la pubertad, como el cambio del timbre de la voz a un tono más grave y el crecimiento del vello corporal. La concentración de testosterona también puede repercutir sobre la agresividad de la persona.
Testosterona

Cómo funcionan los anabolizantes

Ya desde su descubrimiento se observó que estas sustancias, que molecularmente son muy parecidas a la testosterona, hacían crecer los músculos. Este es el efecto anabólico: aumentar la producción de proteínas en las fibras musculares, o simultáneamente, impedir la acción del cortisol, con lo que se evita la degradación del músculo. El resultado final es más masa muscular, más fuerza y menos fatiga durante el entrenamiento. No todos los músculos responden igual a los anabolizantes. Los músculos de los hombros, deltoides y trapecios, tienen mayor cantidad de receptores, y crecen de forma antinatural. Es una forma rápida de distinguir a los usuarios de estas sustancias.

LEER  ¿Un genio nace o se hace?
Esteroides

Los otros efectos son los androgénicos, es decir, el desarrollo de características sexuales masculinas como el vello facial, voz profunda, calvicie, mandíbula ancha, acné y otros. Son especialmente notables cuando los toman las mujeres.

Todos tenemos hormonas masculinas (andrógenos) y femeninas (estrógenos), y el organismo las mantiene en equilibro. Si en los hombres hay un exceso de testosterona, una parte de ella se convertirá en estrógenos por un proceso llamado aromatización. Estos altos niveles de estrógenos producen ginecomastia (aumento de las mamas) que solo se elimina con cirugía.

Ahora bien, al cabo de un tiempo de usar estos sustitutos de la testosterona, el cuerpo no tiene motivos para fabricarla por sí mismo. Se inhiben las gonadotropinas (hormonas responsables del sistema reproductor) y con ello la producción de espermatozoides, causando infertilidad y disminución del tamaño de los testículos. Dependiendo de las dosis de esteroides y de la falta de precauciones, alguno de los efectos negativos del ciclo puede convertirse en irreversible.

Esteroides

A largo plazo hacen disminuir drásticamente los niveles de colesterol “bueno”, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares, y también puede aumentar el riesgo de cáncer de próstata.

Otros problemas

Los esteroides también pueden tener importantes efectos secundarios de carácter psicológico. Algunos de sus usuarios se vuelven agresivos o combativos, creen cosas que no son ciertas (delirios) o tienen vivencias exageradas de falta de confianza o de miedo (paranoia).

La gente que utiliza jeringuillas sucias también se expone en mayor medida a contraer sida, hepatitis, una enfermedad del hígado, o endocarditis bacteriana, una infección del revestimiento interno del corazón.

Paranoia
Mucha gente se dice a sí misma que solo utilizará esteroides durante una temporada o durante un curso escolar. Por desgracia, los esteroides pueden ser adictivos, lo que hace que sea difícil dejar de utilizarlos.
LEER  Misterios que la ciencia aún no puede resolver

Y cuando los usuarios dejan de tomar esteroides, pueden presentar síntomas de abstinencia, como pérdida del apetito, fatiga, inquietud, insomnio, cambios de humor y depresión.

Mantente sano

A fin de cuentas, dañar a tu cuerpo o que te descalifiquen en el terreno deportivo no son formas inteligentes de intentar mejorar tu rendimiento atlético. Ser un atleta destacado implica esforzarse mucho y entrenar en forma sana: alimentarse bien, practicar y ejercitar la fuerza sin utilizar drogas.

Fuentes: rchsd.org y eldiario.es

Temática sugerida por: Michael Nogales

Sano

¿Te gustó el artículo?

Comparte el conocimiento

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Artículos relacionados

Anuncio publicitario

¡Usa nuestra app!

¡Totalmente gratis!

Descubre las funciones exclusivas de nuestra aplicación móvil

Deja tu opinión

[firebase-comments]